sábado, 23 de julio de 2011

Il Nome Della rosa (El nombre de la Rosa)

“Era una hermosa mañana de finales de noviembre. Durante la noche había nevado un poco, pero la fresca capa que cubría el suelo no superaba los tres dedos de espesor. A oscuras, en seguida después de laudes, habíamos oído misa en una aldea del valle. Luego, al despuntar el sol, nos habíamos puesto en camino hacia las montañas…”

Así comienza la narración de una de mis novelas de intriga favoritas, combina a la perfección la historia y el misterio llevándonos de la mano a través del tiempo, hasta meternos de lleno en un turbulento ambiente religioso del siglo XIV.
Los apasionados del misterio y del medioevo se sorprenderán con la facilidad con la que el autor, Umberto Eco,  nos adentra en los entresijos de una sociedad donde afanes inconfesables de papas y reyes, cuyo máximo delirio era adquirir más poder que el contrario y que para conseguirlo, no dudaban en intrigar, confabular, traicionar contra todo el que se opusiese a sus planes.

Nuestro escenario es el de una solitaria abadía, de atmósfera engañosamente tranquila, parece el sitio ideal para que pululen por ella los personajes, monjes casi todos, misteriosos unos, siniestros los otros y terriblemente sospechosos todos los demás. Destaca entre todo el conjunto  Guillermo de Baskerville, embajador especial, que se encuentra casualmente de paso en el monasterio, cumpliendo una delicada misión diplomática.

Hombre erudito, estudioso, agudo observador, sabio e inteligente. Nos muestra una cierta rapidez de reflejos ante la reiteración con que se producen los acontecimientos, extrañas defunciones , enigmáticos asesinatos, secretos con los que Guillermo de Baskerville tropieza, recelos insospechados, resistencias que se oponen a que visite la famosa Biblioteca, documentos en clave ect…

Los protagonistas, evadiendo en muchos momentos las normas de la abadía, intentan resolver el misterio descubriendo que, en realidad, las muertes giran alrededor de la existencia de un libro, que se creía perdido, el segundo libro de Poética de Aristóteles.

 La llegada del enviado papal e inquisidor Bernardo de Gui, inicia un proceso inquisitorial de amargo recuerdo para Guillermo, que en su búsqueda ha descubierto la magnifica y laberíntica biblioteca. El “moderno” método científico de nuestro protagonista se ve ensombrecido por el fanatismo religioso cuyo representante principal  está en la figura del anciano bibliotecario Jorge de Burgos.


El gran éxito de crítica y popularidad adquirida por esta novela, llevó a la realización de una versión cinematográfica homónima, dirigida por el francés Jean-Jacques Annaud, en 1986 con el magnifico actor Sean Connery como el franciscano Guillermo de Baskerville y un adolescente Cristian Slater encarnando al benedictino Abso.


“La risa mata el miedo y sin el miedo no hay lugar para Dios.”

10 comentarios:

  1. Es un placer pasar a leer tus entradas,
    tienes un precioso blog.
    Te dejo mis saludos y deseo tengas un
    feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te diré que he visto la película, pero del libro nada, es de esos que siempre dices comprarás y leerás, pero por un motivo u otro lo vas dejando y no tengo perdón; intentaré adquirirlo lo antes posible, gracias por recordárnoslo.

    Espero que pases muy bonito fin de semana, un abrazo.

    Aglaia.

    ResponderEliminar
  3. Umberto Eco es famoso por sus altibajos con la pluma... pero en este libro... es prodigioso... lo he leído, lo tengo, je, je... y he visto la película... maravillosa... Y la risa... ah, la risa es lo que nos separa de los animales... por l tanto es lo que nos lleva más a ser hombres... hacia un creador puesto que somos singulares... y sin embargo... los filósofos creen y predican que eso mismo que nos aleja de los animales también nos aleja de Dios... entonces en verdad... ¿qué es lo que nos hace la risa?.... LIBRES!! Riámonos pues pero a carcajadas... y mejor de nosotros mismos!!
    Bss.. y buen finde!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué gran película! ¡Y mejor libro! La película la he visto varias veces, pero el libro sólo una y hace ya añitos. Es de las mejores novelas de intriga que he leído. Una relectura no vendría mal.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Genial novela!!!! Y la película me pareció muy buena también. La risa es un don de Dios, aunque estos monjes no lo pensaran así, y Dios seguramente quiere que riamos y que vivamos felices. Lamentablemente la iglesia dedicó siglos a hablar solamente del miedo, el pecado, el temor... Qué maravilla que nos hayas recordaado este precioso libro, gracias!!! buen fin de semana, y disfrutemos de la vida que dios nos regala!! un beso

    ResponderEliminar
  6. Una novela apasionante, estoy de acuerdo, y cosa rara, buena pelícilula, no me suele gustar una vez leído el libro ver la peli, pero esta trabajan bien, buenos escenarios...
    No me la pierdo cuando la vuelven a poner entv,
    gracias por estos apuntes, encantada!

    eljardindemiduende

    ResponderEliminar
  7. Es un caso del que me quedo con la película con el espectacular Sean.
    El libro lo tengo, pero no sé si es mi versión, pero tiene demasiados pasajes en latín sin traducir y del que no entiendo nada, por lo que lo abandoné allá lejos y hace tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Una de las pocas películas que me gustó más que el libro, que ni que decir tiene que es muy bueno y recomendado, sobretodo por cierto profesor de literatura comparada...Bueno, como curiosidad: la película de El nombre de la rosa pasará a la historia como el film en el que aparece más gente fea. ;P Un beso.

    ResponderEliminar

Un verdadero amigo es alguien capaz de tocar tu corazón desde el otro lado del mundo.